El Impacto de los colores en los ambientes

“El color es la sensibilidad en forma material,

la materia en su estado primordial”

Yves Klein

Los colores están vinculados a la personalidad y al estado de ánimo, por eso son tan importantes a la hora de decorar un ambiente. Tienen la capacidad, por si solos y en sus infinitas combinaciones, de crear una gran variedad de climas y de influir en nuestras actividades diarias, pues no solo producen diferentes reacciones, sino que afectan las proporciones aparentes de los espacios que habitamos.

Contrario a lo que mucha gente cree, las cosas no tienen color, ya que este se encuentra en la luz que es siempre blanca, y se propaga por medio de ondas que se descomponen en siete colores, denominados de tres formas diferentes según su impacto:

  • Colores cálidos: rojo, naranja, amarillo
  • Colores intermedios: verde
  • Colores fríos: azul, añil (azul oscuro) y violeta

Así, cuando la luz blanca incide sobre los objetos, estos reflejan una o varias longitudes de onda y absorben todas las demás, formando los colores y produciendo un efecto visual sobre los objetos como si realmente fueran de colores.

Ahora, ese efecto visual que nos hace ver el mundo de colores tiene una influencia importante en los ambientes donde se desarrolla nuestra vida cotidiana, ya que, como dijimos antes, los colores tienen una asociación muy fuerte con la personalidad y el estado de ánimo. Por eso es tan importante estar muy pendientes de los colores que elegimos para cada espacio, en cuanto a lo que queremos hacer, lograr o transmitir a los demás, porque si, el color también funciona como un lenguaje, puede transmitir paz y tranquilidad, alegría o tristeza o, mucha energía y vitalidad.

Queremos, entonces, contarte lo que representan y transmiten los colores, para que puedas elegir bien a la hora de decorar tus espacios, bien sea en tu casa o en tu lugar de trabajo.

Amarillos: aportan claridad, por lo que son ideales para ambientes de poca luz. Favorece mucho la comunicación y transmiten una actitud potente hacia el futuro, los nuevos acontecimientos y las altas expectativas, ya que es un color excéntrico y activo que representa la espontaneidad, la ambición y planificación. Promueve la variabilidad, la originalidad, el regocijo, la alegría y la vitalidad.

Rojos: es el color más fuerte, vibrante y vital, por lo que representa la actividad sin descanso, por lo que fomenta la iniciativa y las reacciones frente a desafíos interesantes. También es un color que se asocia con la violencia, por lo que es mejor utilizarlo en áreas pequeñas con detalles y/o complementos decorativos.

Naranjas: resultado de mezclar el rojo y el amarillo, es un color activo y muy vital, que aporta calidez y comodidad. Representa la autonomía, la competitividad, la fuerza de voluntad y la eficiencia. Como es un color tan excéntrico fomenta la apetencia, la excitabilidad, la sexualidad y la autoridad. Se sugiere atenuarlo con un poco de blanco, sobre todo para espacios muy grandes, para evitar que se vuelva agotador.

Rosas: al ser un rojo reducido con blanco, es un color que representa la delicadeza, produciendo confort y calidez.

Azules: clasificado como color frío, expresa quietud, reposo, tranquilidad, satisfacción, y también ternura, amor y afecto. Es un color pasivo y perceptivo, que representa la profundidad de un sentimiento. Por eso se usa en lugares donde la calma es esencial, como las habitaciones, las salas de descanso, y lugares de reposo como entornos de salud.

Verdes: representa el equilibrio, ya que surge de la mezcla del amarillo que es muy activo y el azul que es pasivo, por lo que si se combina con el primero se vuelve más cálido y con el segundo más frío. Fomenta la creatividad, la fuerza de voluntad y la capacidad de disfrute, ya que expresa quietud, frescura y autocontrol.

Junto con los azules, el verde aumenta la concentración y tiene un efecto sedante. Representa la constancia, la posesividad y la cautela, por lo que influye en la paciencia, la constancia y la autoestima. Es por eso que también se usa en lugares de trabajo, estudio o descanso, dependiendo de cómo se combine.

Violeta: ubicado en el grupo de los colores fríos, expresa quietud y silencio profundo, ya que produce una sensación de distancia y alejamiento.

Lila: al ser una combinación de violeta con blanco, se utiliza para expresar tranquilidad y quietud.

Blanco: es un color puro, ideal para ambientes con poca luz. Transmite simplicidad, elegancia, frescura y relax. Al ser un color muy versátil, permite que siempre este en armonía con el resto, por lo que es de los más seleccionados para las habitaciones.

Tonos claros y neutros: como los marrones (café), beige, marfil (crema o arena), al igual que los grises, son alternativas al blanco, por lo que son seguros para lograr buenas combinaciones. Representan la imparcialidad y neutralidad, al mismo tiempo que muestran una gran receptividad, por lo que fomentan espacios seguros, acogedores, frescos y elegantes, ideales para actividades de socialización.

Negro: es un color que se debe usar en artículos decorativos o muebles, pero no es recomendable para que predomine en una decoración, ya que se asocia con la representación de la negación, la renuncia, el abandono, por lo tanto, produce rechazo y temor.

Entendiendo la connotación de cada color podrás elegir mejor a la hora de decorar los ambientes, transmitiendo los mensajes que quieres y fomentando el clima adecuado para la actividad que necesitas que se realice en cada espacio.

 

¡Díganos que Piensa!

Grama Sintetica Mobiliario Papel de Colgadura Persianas, Cortinas y Paneles Pisos Toldos y Películas Anti Solares
Sombrillas Limo
Smart PT
Muebles para Exterior
Diseño de Espacios y Mobiliario Lavado de Cortinas
Diseño de Espacios Residenciales
Diseño de Espacios de Oficinas
Diseño de Espacios Comerciales
¿Eres Solter@? Tips para decorar tu apartamento
Decoración de Apartaestudios
Ideas para Decorar un Comedor Pequeños
Accesorios para decorar un comedor